Asistencia al coche eléctrico: una realidad que va cogiendo peso

Asitur dispone de una flota de vehículos para la asistencia in situ de automóviles eléctricos

Afrontar los problemas medioambientales es uno de los principales motivos del auge de los coches que funcionan con fuentes de energías alternativas.

Según los últimos datos de ANFAC, en el primer trimestre de 2017 se matricularon en España 29.941 vehículos eléctricos e híbridos, un 84,3% más que en el mismo periodo de 2016. En esta misma línea, las asistencias en carretera a este tipo de vehículos se han incrementado considerablemente.

La tendencia del mercado de esta tipología de transporte es positiva. Según datos de ANFAC, se espera que Europa alcance el 20% de coches eléctricos en 2020 y la Agencia Europea de Medio Ambiente estima que en 2050 la presencia del coche eléctrico podría situarse en el 50-80% del total del parque automovilístico.

¿Están capacitadas las compañías de asistencia para enfrentarse a esta realidad? El sector deberá adaptarse rápidamente, teniendo en cuenta la convivencia que ya se está dando entre los vehículos de combustión y  los eléctricos e híbridos, los cuales, además, conllevan una serie de requerimientos diferentes en cuanto a su asistencia. Por ejemplo, el hecho de disponer de una autonomía más limitada que los vehículos convencionales, la existencia de una red de puntos de recarga todavía poco extendida y, sobre todo, la tipología de las averías, que es diferente entre vehículos convencionales y los que usan energías alternativas.

Vehículos cada vez más presentes para cuya asistencia ya está preparada Asitur: la compañía de asistencia cuenta con una  flota de vehículos que puede realizar en menos de 30 minutos la recarga in situ de automóviles eléctricos e híbridos enchufables.